El Consejo de Estado critica la reforma local.

Ante el informe del Consejo de Estado sobre la reforma de la Administración Local, el CGTS aplaude que el Consejo de Estado refrende las principales argumentaciones de carácter general que el Consejo recoge en su informe “El trabajo social ante la reforma de la Administración Local”. Dicho informe fue registrado en el Congreso de los Diputados el pasado mes de abril y se entregó una copia a cada grupo parlamentario. También se entregó en mano a la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en la reunión que mantuvo en mayo con la presidenta del CGTS, Ana I. Lima. El informe también se entregó al secretario general de la FEMP y el Consejo solicitó audiencia al Gobierno, aunque no nos la dieron. Finalmente, pude participar en una reunión que el Gobierno concedió a la SEGG, invitada por ellos.

Leer más en el Portal del Consejo General del Trabajo Social.

La reforma de la Administración Local conllevará importantes daños sociales.

Artículo publicado por Eduardo Garzón en su blog Saque de esquina:

“Ya está aquí la reforma de la Administración Local. Después de mucho tiempo tentando el terreno con amagos y otros globos-sonda, parece que el gobierno de Rajoy se ha decidido plenamente a materializar esta controvertida reforma. Sus impulsores defienden que el objetivo es aumentar la eficiencia de las administraciones locales para disminuir gastos innecesarios. Dicho así, no suena nada mal. Lo que ocurre es que cuando uno bucea en lo que viene recogido en el anteproyecto de la reforma, se da cuenta de que nos quieren dar gato por liebre (¡una vez más!). En realidad ni siquiera tiene sentido que hablemos de una “reforma”; sino que podemos hablar perfectamente de una “deconstrucción” de las administraciones locales.

Las medidas recogidas en este programa consisten en reducir (nada de hacer más eficiente) la actividad municipal fundamentalmente a través de dos vías:

1)      Suprimiendo competencias locales (sobre todo en materia de salud, educación y servicios sociales). Esto quiere decir que muchas funciones que ahora realizan los ayuntamientos pasarán a efectuarse por administraciones públicas superiores. Esto no es mejorar la eficiencia de la actividad, sino centralizar el núcleo del poder. De hecho, al distanciar la oferta de las funciones de su demanda, es de prever que se producirán pérdidas de eficiencia; y sobre todo, de adecuación y calidad. Son los municipios de menos de 20.000 habitantes los que se encuentran en el ojo del huracán.

2)      Traspasando servicios hoy día públicos a manos privadas. Aquel servicio que en la actualidad no sea rentable económicamente (nada se dice de si es rentable socialmente), se trasladará su gestión a empresas privadas. Si éstas no encuentran forma de hacerlas rentables (será lo más habitual), la actividad en concreto se perderá. Por ejemplo, si un centro de salud de un pequeño pueblo no presenta indicadores económicos aceptables según el gobierno, se privatizará si puede ser rentable o se suprimirá si no lo puede ser. Una medida aberrante, que olvida interesadamente que la atención sanitaria nunca debe mirarse por la rentabilidad económica, sino por su rentabilidad social. Si hubiese que suprimir todo lo que no fuese rentable en términos económicos, el ejército, las fuerzas de seguridad, los juzgados y las penitenciarías serían los primeros servicios que habría que abolir, y obviamente no se hace. Sigue leyendo

Para la dignidad humana: Derechos Humanos.

“La dignidad de una persona no puede y no debe dividirse en dos esferas: la de los derechos civiles y políticos y la de los derechos  económicos, sociales y culturales. La persona ha de poder vivir libre de la miseria y del temor. No es posible  alcanzar el fin último de asegurar el respeto por la dignidad del individuo sin que éste disfrute de todos sus  derechos.”

Puedes descargarte y leer el informe de Amnistía Internacional en el siguiente enlace: Informe Derechos Humanos para la dignidad humana. Una introducción a los derechos económicos, sociales y culturales.

SOSociales

Hace una semana de la concentración  en contra de la privatización  de la atención primaria de los Servicios Sociales en Galapagar y podemos decir que fue todo un éxito.

Unos dirán que eramos 100 l@s que estuvimos allí, otros  que fuimos 300 y nosotr@s  calculamos que pudieron pasar unas 800 personas durante las dos horas que duró la concentración. Se recogieron  cerca de 600  firmas,  se repartieron 100 globos a los más peques y hubo gente que no firmó  ya que habían firmado días antes… pero da igual lo que digan…para nosotr@s fue todo un éxito.

Para nosotr@s el éxito fue contar ese día con el apoyo de  gente tan diversa: ciudadan@s del pueblo, usuari@s de servicios sociales, compañer@s de otros centros,compañer@s que llevan más de treinta años luchando por lo que hasta  hoy son los servicios sociales, distintos profesionales, plataformas, organizaciones, sindicatos, partidos políticos, colegios de profesionales y disculpad porque seguro me dejo a más de un@.

Muchas gracias a tod@s los que nos habéis ayudado a que el domingo saliera todo bien.

Una cosa está clara y es que no podemos permitir el desmantelamiento de los servicios sociales. Llevamos tiempo viendo como recortan en dependencia y en  presupuestos de servicios sociales, ahora nos vienen con un anteproyecto que reforma la actual Ley de Bases de Régimen Local donde los ayuntamientos perderán gran parte de las competencias de servicios sociales y para remate están comenzando a privatizar la atención primaria de servicios sociales. ¿ A qué más tenemos que esperar para reaccionar ?